La ciudad de Granada es conocida por sus construcciones y monumentos espectaculares. La Alhambra, sin ir más lejos, es el monumento más visitado de España. El Generalife o el Palacio de Carlos V son otros ejemplos del poderío monumental de esta ciudad andaluza. Una lista en detalle de monumentos sería muy extensa. Sin embargo, el estudio de arquitectura Gil Bartolomé ADM ha situado a Granada también como referencia en casas de lujo de España.

Con su proyecto de la ya conocida como Casa del Acantilado en la Costa Tropical granadina, la ciudad nazarí ha entrado con fuerza en el complicado y apreciado mundo de las casas de lujo. Nace como un encargo privado de un joven matrimonio madrileño a este estudio de arquitectura situado en Madrid.

Casa del acantilado con vistas al Mediterráneo

La vivienda de lujo está construida sobre una parcela con una inclinación de 42 grados. Está orientada al mar, con unas vistas espectaculares e integrada en el paisaje. El proyecto tiene tres retos principales.

  1. Conseguir que los espacios interiores sean amplios y orientados al mar.
  2. Una adaptación al entorno natural.
  3. Combinar las posibilidades ofrecidas por la innovación técnica con los conocimientos de los oficios artesanales.

Casas de lujo de España

La vivienda unifamiliar consta de dos plantas. En la baja está situado el salón, que sigue la ladera de la montaña y conduce a la terraza con voladizo y piscina con vistas al Mediterráneo. En la planta superior se encuentran los dormitorios, también con balcones volados.

Nuevo concepto en casas de lujo: artesanal y manual

Toda la construcción juega con la inclinación del terreno y está cubierta por una lámina curva de hormigón. Está realizada artesanalmente. La vivienda está enterrada en la pronunciada ladera. Aprovecha una temperatura constante de 20 grados del subsuelo durante todo el año.

Lo más llamativo son las láminas de zinc que cubren la casa. Los arquitectos destacan que éstas “producen una calculada ambigüedad entre lo natural y artificial, entre la piel de un dragón contorsionándose. Desde arriba parece reproducir el color y la espuma del oleaje del mar. Y desde abajo parece continuar la ladera natural. Esta cubierta permite la creación de un gran teatro doméstico.

La planta baja diáfana de 150 m2 puede llegar a funcionar como un auditorio para 70 personas. También acoger grandes fiestas o simultanear las actividades de varios grupos de personas”. El mobiliario y la cubierta, protagonistas sin duda de esta construcción, se han construido mediante procesos artesanales. Se realizaron tras un desarrollo de diseño a través de definiciones digitales, simulación por ordenador y desarrollo y utilización de patentes innovadoras.

Casa del acantilado en Granada

Una de las casas de lujo más espectaculares con costes controlados

Granada nos tenía acostumbrados a grandes construcciones históricas y monumentales. Sin embargo, con esta construcción, se convierte en la provincia española que alberga una de las casas de lujo más espectaculares del territorio nacional.

Y es que, según palabras de sus arquitectos, el proyecto ha constituido un esfuerzo enorme y la recuperación del valor de la belleza en la arquitectura sin implicar necesariamente un encarecimiento de los costes.

“Es cuestión de ilusión, trabajo y compromiso entre el promotor y el arquitecto junto al resto de los profesionales que han participado en la obra, quienes consideraron que el reto valía la pena y no han dudado en hacer un esfuerzo extra y participar creativamente en la definición y ejecución de los trabajos del inmueble”, apuntan.

Sobre los costes, afirman que “es común considerar que la mano de obra y el trabajo artesano en edificación es algo a evitar porque aumenta los costes y es ineficiente. La industria de la construcción nos dice que es mejor trabajar con productos y procesos industrializados. Pero esto es un error. Hay buenos profesionales de la construcción, albañiles, carpinteros, herreros…, y de otras disciplinas cercanas, como la construcción naval, la aeronáutica, la mecánica y las artes escénicas, que pueden prestarnos un servicio excelente y a precios similares e incluso mejores que los que ofrece la industria”.

Concluyen diciendo que “la Casa del Acantilado ha querido devolverle a la mano de obra la dignidad perdida, mediante un proyecto ambicioso que suponía un reto profesional para todos, comprometiéndonos con la cultura de la calidad y la excelencia, y ofreciendo más oportunidades de trabajo a la contra de la industria de la construcción, que tiende a automatizar procesos “.

Fotografías de Jesús Granada. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Subscríbete ¡Aquí! para recibir más posts como éste.